Enter your keyword

Una vista de Costa Rica y sus atracciones contado por turistas

Una vista de Costa Rica y sus atracciones contado por turistas

Una vista de Costa Rica y sus atracciones contado por turistas

No hay duda que la joven guerrera de la ecología Greta Thunberg aprobaría con el corazón los esfuerzos que Costa Rica hace para cuidar su gran belleza natural.

Además, las personas de este increíble país ( 5 millones en total), el cual tiene a Nicaragua en la frontera norte y a Panamá en la sur, dan muchas sonrisas y, por lo que se puede ver, se divierten.

Ticos, como los costarricenses son llamados, son gentiles, acogedores y usan sus credenciales ecológicas ligeramente, seguro porque saben que toda acción cuenta.

Casi 3 millones de personas visitan este país por año, siendo lo británicos los principales turistas, ayudados grandemente por los vuelos directos que se ofrecen.

A pesar de su pequeño tamaño (parecido a Dinamarca) Costa Rica posee más del 5% de la biodiversidad del mundo, y el desintegró de su ejército en 1948 significa que mucho del recurso financiero lo dirigen a la educación, resultando de una tasa de alfabetización superior a la media de América Central.

El slogan de Costa “Pura Vida” puede ser un poco cursi, pero tiene una gran consolidación cuando se ven sus bosques lluviosos antiguos, volcanes activos, cataratas, plantaciones de café, parques nacionales, sus ciudades hippies y de surfistas, sus increíbles costas del Pacífico y del Caribe, además de su vida silvestre que comprime a 250 especies de mamíferos, cerca de 9000 especies de pájaros y más de 250 000 tipos de insectos, incluidos un cuarto de las mariposas del mundo. Así que es mejor llevar binoculares. Pero, sea lo que hagas, el repelente de mosquitos es necesario para tener una cómoda estadía.

Era el inicio de Noviembre cuando nosotros visitamos Costa Rica, lo que significa que la costa oeste del Pacífico está en la transición de lluvioso a la temporada seca, mientras que en Caribe es a la inversa.

Por ende, experimentamos los dos climas, algunas veces feroces aguaceros, mucha cielo despejado, gran humedad y temperaturas de 28 grados. Nuestro propósito es ver y hacer la mayor cantidad de actividades en 10 noches, con la ayuda del operador de tour Elegant Resorts y sus increíbles operadores de tierra Travel Pioneers.

La mayor parte del tiempo queríamos manejar por nosotros mismos- un tipo de paseo pero que resultara siempre en una noche con una cama confortable y una botella de Cabernet Sauvignon. “No te molestes con ir a San José”, un amigo nos había aconsejado. Pero estamos felices de estar de manera fugaz en la capital, nos hospedamos la primera noche en Grano de Oro, un hotel estilo colonial una milla al oeste del centro de la ciudad.

Mi esposa, Joanna, colecciona vidrio antiguo e hizo una búsqueda de Google antes de irse de Inglaterra. Por ende, antes de hacer el check in, ordenamos un taxi, le dimos al conductor una dirección y nos fuimos, no sabemos ni dónde. “Yo los espero”, nos dijo el conductor, mientras paramos en frente de una tienda antigua.

No estamos seguros porque pero el taxista insistió en acompañarnos por las próximas dos horas mientras parábamos en diferentes lugares, y nos cobro solo 15 euros. Está fue la única promoción que encontramos. Costa Rica no es barato.

El día siguiente, sacamos nuestros carro rentado y nos dirigimos al oeste al Golfo de Papagayo, no en la gran area donde el Four Season y otros grandes resorts se encuentra sobre todo para Estadounidenses, si no una hora al sur donde el empresario Marroquí/Francés, Mehdi Rheljari, abrió un pequeño hotel ecológico con 5 cuartos llamado Kasiiya.

Es uno de los proyectos más excepcionales que he logrado ser testigo, sobre todo porque perfectamente nunca se podría saber qué está ahí.

Tal es la huella de las tiendas de campaña que son los monos aulladores los que tienen más presencia que cualquiera de las estructuras hechas por el hombre. Mehdi compró 55 hectáreas de bosque lluvioso con tres playas, accesibles solo por el océano si no te estás quedando en el hotel. 

El personal es joven y esta comprometidos a la visión de Mehdi. Hay una persona con una vibra de tipo Shaman, la cual opera desde una casa de árbol, la cual es también un spa, el descalzo Bruno, originario de Berlin, ofrece “sesiones de movimiento”; y el el naturalista Manfred el cuál está entrenado para llevarte a diferentes caminatas en la vida salvaje.

Tu vas donde te llevan (solo se tiene dos opciones en el almuerzo y en la cena y solo una opción en el desayuno) porque sabes que te va a llevar exactamente donde quieres estar. Irse después de 48 horas no fue fácil- y es irritante mientras vamos al sur a Santa Teresa, el pequeño secreto de Costa Rica, el cual ya no es un secreto.

El viaje es pesado. Hicimos todo lo posible y bajamos el app Waze el cual indica que debería llevarnos 41/2 horas, pero siete horas después estamos arrastrándonos en una calle rocosa en la oscuridad, preguntándonos porque la gente llama a Santa Teresa el “Nuevo Tulum”. “Malas calles traen buenas personas” es un refrán que escuchamos más de una vez.

Es cierto, Santa Teresa tiene que ser una comunidad de santos. La calle principal, separada de la playa por una pequeña línea de bosque, tiene grandes cráteres en todas partes.

Posicionado perfectamente el Hotel Nantipa ha estado abierto por menos de un año. Tiene un diseño moderno (madera de teca, grandes puertas deslizantes de vidrio, un gran bar y restaurante en la playa) es diferente a los hosteles, chozas y los retiros de yoga de Santa Terersa, los cuales tienen nombre como “Entre más despacio mejor”, “Cree” y “La zona del amor”.

Mel Gibson tiene un lugar en el pueblo; así como la supermodelo Gisele Bundchen. David Cameron paso Navidad cerca de Santa Teresa unos años atrás, igual que el PM de Canadá Justin Trudeau este año.

Y aquí está el problema: por ahora es el camino polvoriento lleno de baches que asegura que el ambiente bohemio de Santa Teresa perdure, alejando a los banqueros de Nueva York que han colonizado la riviera mexicana. No soy un surfista, pero si lo fuera, este debería ser uno de los mejores lugares del mundo para practicar las ‘Aerials’ y los ‘backsides’.

santa teresa costa rica- casapampa.com

Dos días acá es absurdo- contrario con la vibra sin preocupaciones. Pones tu reloj lejos y pasas el rato en Santa Teresa- especialmente en la puesta de sol cuando el surf toma la luz desvaneciente y los surfistas toman las últimas olas del día.

Será fascinante ver en qué evoluciona este glorioso lugar en los próximos 10 años.

Después nos dirigimos a el Parque Nacional Tortuguero para ver los osos perezosos, las iguanas, los cocodrilos, las ranas asesinas y las serpientes. Es un viaje de 8 horas, así que nos dimos un respiro en la Fortuna y nos quedamos una noche en el nuevo y recomendado hotel Amor Arenal. El anochecer llega temprano, pero hay tiempo para visitar una granja cercana donde un hombre taciturno llamado Oscar ha establecido su propia reserva natural, concentrándose principalmente en los perezosos.

Qué animales más extraordinarios. Por definición ellos no hacen mucho, pueden pasar horas agarrrados a una rama de árbol. “Solo bajan para ir al baño,” explica Oscar.

La Fortuna es donde el turismo de Costa Rica se pone en marcha, ofrece gran cantidad de actividades como:  rafting en aguas bravas hasta barranquismo, zip-lining, cabalgatas a caballo, aguas termales o simplemente pasear bajo un dosel tropical, todo a la sombra del volcán activo más grande del país.

La última vez que el Volcán Arenal hizo erupción en su máxima expresión fue en 1968, cuando 78 personas murieron y solo dejo de botar lava en el 2010. Es una vista espectacular cuando una gran nube no lo esconde.

La entrada principal al Parque Nacional Tortuguero es unas cuatro horas de La Fortuna hacia La Pavona.

Aquí, los autobuses turísticos depositan sus pasajeros en la orilla del río y luego los botes de fondo plano los llevan a varios refugios a lo largo del canal, el cual está separado del mar por un tramo de tierra, mientras que varias subsidiarias acuosas lo llevan a la selva tropical.

Nuestra litera, Tortuga Lodge, ha existido desde la década de 1980 y está comenzando a mostrar su edad, pero no estás aquí para maravillarte con los interiores cuando hay tantas actividades al aire libre.

La tarifa incluye un safari de una mañana y una tarde, más un viaje a la aldea, donde los lugareños hacen todo lo posible para ganarse la vida con el turismo incesante.

Pasamos dos noches en Tortuga Lodge, pero hubiéramos preferido solo una noche, especialmente una vez que llegamos a nuestro destino final: Puerto Viejo, en el extremo sureste del país, prácticamente en la frontera con Panamá.

Es una ciudad pequeña y colorida donde los jamaiquinos se establecieron hace unos 100 años. Vinieron a Costa Rica para construir los ferrocarriles, y nunca se fueron.

Desvencijado pero con un número creciente de tiendas de chi-chi, bares y restaurantes, esto podría ser como el Barbados de antes, antes que la multitud de Sandy Lane se hiciera cargo. Nos quedamos cerca de la avenida principal en un pequeño y encantador lugar llamado Aguas Claras, con acceso casi directo a la playa.

“Hemos dejado lo mejor para el final”, le dije a Joanna, mientras caminamos aquí y allá antes de elegir un lugar para nuestra cena final. Optamos por un restaurante de estilo fusión repleto de locales, el cual nos pareció completamente apropiado.

Puerto Viejo es una gloriosa fusión de culturas centroamericanas y caribeñas, y razón suficiente para regresar a este país apacible y atractivo.

 

 

Related Posts

Sin comentarios

Leave a Comment

Your email address will not be published.