Enter your keyword

El negocio de la obesidad

El negocio de la obesidad

Urban WoodsWalker

Foto por Urban WoodsWalker

El martes de la semana pasada, en su encuentro anual en Chicago, la prestigiosa Asociación Médica Americana catalogó la obesidad como “enfermedad” que requiere “intervenciones médicas para su tratamiento y prevención” (Fuente CNN).

Entre el año 1997 y el 2002 el índice de obesidad en USA creció casi un 50%; casi el 30% de la población es obesa, aumentando el riesgo de desarrollar padecimientos cardíacos, diabetes, presión alta, trastornos del sueño, problemas de autoestima, inseguridad y depresión.

Para el 2030 se espera que 44% de la población en cada estado sea obesa.

Catalogar la obesidad como enfermedad es un cambio de paradigma;  la persona que la padece tendrá en este nuevo enfoque un gran aliado a la hora que los médicos atiendan su caso. Con el tiempo los prejuicios que sintetizaban el problema como falta de disciplina alimenticia y sedentarismo irán cediendo a un abordaje de mejores resultados y respeto al paciente.

Los estadounidenses gastan entre 147 y 210 mil millones de dólares al año en cuidados de salud relacionados con la obesidad.

Desde nuestra perspectiva estamos ante la creación de dos mercados de oportunidades.

El primero es interno creando programas, legislación y políticas públicas que beneficien la alimentación saludable y la actividad deportiva. La educación física no puede seguir siendo una materia accesoria al plan de estudios de primaria y secundaria, debe constituirse en un elemento esencial de la formación académica para crear un sólido hábito en los futuros ciudadanos.

Además, como parte de esta formación, las escuelas y colegios deben aprovechar los espacios disponibles para el cultivo de sus propias huertas para abastecimiento del comedor, formando en los estudiantes las habilidades necesarias para “exportar” estas herramientas a sus propias viviendas, incentivando así el ahorro, alimentación saludable y respeto por el medio ambiente y las labores agrícolas.

Esto en sí ya es ganancia, porque la obesidad afecta al 26% de los ticos y las enfermedades derivadas nos cuestan, en la Seguridad Social, 80 mil millones de colones anuales. Todo lo que nos ahorremos en esa cifra podemos invertirlo en el desarrollo de nueva infraestructura hospitalaria, nuevos y más modernos equipos y reducción de las listas de espera.

El segundo punto es que si logramos reducir los índices de obesidad y sus enfermedades conexas a nivel nacional tendremos un gran elemento de mercadeo para promover nuestro país ante el gobierno y el sector privado norteamericano como destino para pérdida de peso, alimentación saludable, reequilibrio emocional y cambio de forma de vida.

Este gran y constructivo negocio puede traernos gran parte de esos billones de dólares que se gastan en atención porque nos convertimos en solución, creando una atmósfera de nuevos emprendimientos, más empleos, innovación, creación de mercados y contribuyendo significativamente a seguir posicionando una nueva marca país a nivel internacional

Related Posts

Sin comentarios

Leave a Comment

Your email address will not be published.