Enter your keyword

Protejamos a la CCSS del “mercado negro” de pacientes internacionales

Protejamos a la CCSS del “mercado negro” de pacientes internacionales

BLACK MARKET IN MEDICINE

El reconocido sitio Huffington Post destacó a Costa Rica como el destino #1, el mejor lugar de calidad para el cuidado de la salud en el extranjero. La publicación fue realizada el 25 de abril pasado.

El ranking se basa en un estudio de International Living en el que se enumeran los siete principales países de alta calidad en la atención médica fuera de Estados Unidos, donde nuestro país quedó en la posición más privilegiada.

Sin embargo, en el caso de nuestro país revelan la coexistencia de un triple sistema de atención, donde los viajeros médicos se aseguran a la CCSS por sólo $90 y tienen acceso a las citas médicas, con especialistas, medicinas y cirugía.

Mientras que, por otro lado, sugieren afiliarse al INS para disfrutar de seguros médicos que pueden aplicar en los hospitales privados de nuestro país.

Por ejemplo, cita la publicación, “en California, Laurel y Charles Carpenter pagaron $1,200 al mes por su seguro médico. Ahora, viviendo en la ciudad del Valle Central de Atenas, Costa Rica, pagan sólo $88 al mes para estar en la Caja, el sistema universal de salud del país. Charles tiene esclerosis múltiple y la Caja cubre todos sus tratamientos y medicamentos. Con el dinero que no gastan en el seguro, pueden permitirse el lujo de tener una enfermera privada de tiempo completo, que costaría $9,000 o más por mes en Estados Unidos. La historia de Charles y Laurel es similar a la de otros extranjeros en Costa Rica. Ellos deben inscribirse a la Caja (Caja Costarricense del Seguro Social) para obtener una visa de residencia”.

Este escenario nos genera un sentimiento encontrado. Por un lado tenemos a nuestra más preciada institución siendo recomendada a nivel internacional, mientras nosotros no hemos sido capaces de unirnos como país para operativizar soluciones efectivas a sus problemas.

Pero, al mismo tiempo, se deben revisar las políticas de afiliación ya que personas con medios económicos, de otras latitudes, que deciden residir en el país, podrían aprovechar masivamente la infraestructura y servicios de salud sin asumir las cuotas que todo costarricense trabajador y patrono hemos aportado por décadas, algo que violenta el principio de  justicia social, ya que los trabajadores de un país en vías de desarrollo estaríamos asumiendo el costo financiero para que los viajeros de países desarrollados los disfruten.

La masificación de este escenario haría insostenible nuestro modelo de salud solidario, equitativo y universal. Máxime si el requisito -como cita la nota- es asegurarse para tener residencia.

Si cien mil norteamericanos que requieren intervenciones que no cubren sus seguros, optan por este esquema en nuestra Seguridad Social, bajo las condiciones actuales, simplemente el sistema se tornaría insolvente.

Nuestra iniciativa tiene claro que una Caja del Seguro fortalecida y al día, es el mayor catalizador de la estabilidad y paz social, así como la mejor carta de presentación estratégica ante el mundo, si de turismo se trata; sin embargo debemos protegerla de este “mercado negro” del turismo médico que vendría a aumentar las filas y las listas de espera a los costarricenses.

El turismo de salud y bienestar como lo conceptualizamos en Costa Rica Azul, representa una oportunidad de crecimiento económico nacional sin precedentes, por lo que solicitamos a las autoridades atender el potencial problema del “mercado negro” del turismo médico.

De igual forma debemos reconocer, como país, las oportunidades y actuar de forma expedita y contundente, esto nos permitiría innovar y ser líderes (no perdedores). Para muestra de lo que hablamos es el logro panameño, quienes incluso, por iniciativa gubernamental impulsan hasta una “zona libre médica”.

Fuentes Huffington Post e International Living

Related Posts

Sin comentarios

Leave a Comment

Your email address will not be published.