Enter your keyword

Jeffry Mendoza: el corredor con un espíritu a prueba de balas

Jeffry Mendoza: el corredor con un espíritu a prueba de balas

Jeffry Mendoza: el corredor con un espíritu a prueba de balas

Muchas veces en el camino de la vida, se presentan situaciones escalofriantes que parecen no tener fin y que amenazan nuestros mayores anhelos. Ante estos obstáculos, muchos sucumben, mas este no es el caso de Jeffry Mendoza.

Con escasos 18 años y de origen humilde, Jeffry es un atleta que desde sus primeros pasos con la Selección Juvenil A de atletismo, sueña con competir en los Juegos Nacionales. Sin embargo, su sueño estuvo a punto de truncarse tras ser víctima de un violento asalto.

El domingo 24 de junio salió a la panadería cerca de su casa, cuando dos sujetos se bajaron de un auto e intentaron asaltarlo, pero cuando se percataron de que Jeffry no portaba pertenencias de valor le dispararon y le hirieron su  dedo índice de su mano izquierda.

Foto: Jeffry (centro)  con su entrenador, Marvin Ramírez, y su madre, Concepcion Duarte.

“Yo creo que (el asaltante) me quería dar en el estómago, pero yo logré correrme y me disparó en el dedo. Después de eso subí a mi casa y no sabía cómo decirle a mi mamá y fue cuando me vio lleno de sangre. Tomamos un taxi y fuimos al hospital. Ahí quedé internado hasta el martes 26 en la tarde”, relató.

Desde el momento del disparo, hasta el instante en el que salió del hospital, Jeffry sólo temió una cosa: que su participación en los juegos se viera frustrada.

“Yo sentí que el mundo se me vino abajo. Correr es lo que me apasiona y sentí miedo de no participar en la carrera que más esperaba, que era la inaugural”, continuó.

Fue precisamente esa pasión la que condujo al atleta a seguir con sus entrenamientos.  A pesar del dolor y la incomodidad, volvió a la pista solo cinco días después del altercado y entrenó hasta el miércoles 4, día en el que fue pasado al quirófano.

A escasas 24 horas después de la cirugía, Jeffry corrió con su equipo en los Juegos Nacionales y logró el primer lugar en la competencia de atletismo.

“Fue bonito porque sentí el apoyo de los demás por lo que había pasado y corrí seguro. Fue una experiencia muy bonita porque fue mi primer año y logramos quedar de primeros”, contó.

Por el momento, el joven atleta aspira a continuar con la buena racha durante los juegos, al tiempo que busca que al final de la competición, pueda encontrar un patrocinador que lo ayude con los costos de los implementos deportivos.

Jeffry espera seguir estudiando para obtener en un futuro su título de educador físico y así ayudar a su papá; que tiene un puesto de frutas en La Sabana, justo al lado de la pista de atletismo,  a su mamá, que es jefa de hogar y a sus nueve hermanos.

A pesar de que sus aspiraciones parecen ambiciosas, no hay duda de que Jeffry va a poder cumplir con todas. Su temple de hierro y valentía quijotana  para enfrentar cualquier obstáculo, serán sus armas para conseguir un futuro brillante.

Related Posts

Sin comentarios

Leave a Comment

Your email address will not be published.