Enter your keyword

Los costarricenses debemos alzarnos en armas… contra el dengue

Los costarricenses debemos alzarnos en armas… contra el dengue

Dengue

Con cierta frecuencia recibimos comentarios en nuestros canales sociales sobre un “inminente” conflicto bélico relacionado con las controversias de la frontera norte. Desde nuestra perspectiva estos asuntos se deben dirimir mediante el Derecho Internacional, como se está haciendo actualmente.

Pero, sin darnos cuenta, hemos sido invadidos y colonizados por el mosquito aedes aegypti que transmite el dengue y, dada la tasa de contagios, es posible que este sea el año con más enfermos diagnosticados con ese mal en la historia del país.

Somos un país sin ejército, que a diferencia de otras naciones, invierte su presupuesto en salud y educación. Sin embargo, esta guerra no se gana si el pueblo no toma las armas. Estamos perdiendo la batallas y esto no cambiará salvo que un ejército civil salga de la trinchera a eliminar los criaderos, usar repelente, colocar cedazos en puertas y ventanas y usar toldo a la hora de dormir.

“Las comunidades exigen fumigaciones por parte del equipo de control de vectores, sin entender que esta es una medida poco eficaz, ya que lo más importante es actuar contra las larvas para que las mismas no se desarrollen, y esto se logra destruyendo criaderos, aplicando abate y otros controles biológicos”, señala la bloguera, médica infectóloga y exministra de Salud María Luisa Ávila.

El costo del dengue para el país no ha sido cuantificado y supera en mucho los días de incapacidad, con decenas de miles de días laborales perdidos, ausencias a clases, etc., e implica un serio costo financiero para la Seguridad Social, que tiene salas de espera, consultas y salones llenos de enfermos de un mal que se puede prevenir..

Si no actuamos pronto veremos el efecto económico en el turismo, con alertas de las embajadas, noticias internacionales y la misma referencia en redes sociales de quienes nos visitaron, alertando a otros de que adquirió dengue después en su paseo por nuestro paraíso.

Hemos logrado mantener nuestra nación como un faro de luz internacional, sin padecer conflictos fratricidas, dictaduras y opresión a los Derechos Humanos, pero no estamos protegiendo a nuestra niñez y adulto mayor de la munición que yace en los criaderos del mosquito.

Como señala la doctora Ávila, esto se resuelve actuando en entorno inmediato “el dengue requiere el concurso de muchas instituciones, con la participación de diversos actores sociales. Controlar el dengue es costoso y requiere fuerte inversión económica. La luz de esperanza al final del túnel, es la vacuna, la cual es posible que tarde dos años más en comercializarse. Mientras tanto, actuemos en nuestro entorno laboral y familiar manteniéndolos libres de criaderos, fomentando ambientes saludables”.

Enlístece y salga a combatir. Enrole a sus vecinos, miembros de su iglesia, compañeros de estudio y trabajo. Salgamos de la trinchera y dobleguemos a este enemigo. Expulsémoslo del territorio nacional.

Reinventemos el futuro de Costa Rica; un futuro próspero, libre de dengue.

Related Posts

Sin comentarios

Leave a Comment

Your email address will not be published.