Enter your keyword

“Turismofobia”

“Turismofobia”

Ofensas a los turistas en España. Imagen por El País

Según la Real Academia de la Lengua Española, turista significa “persona que realiza turismo” y, a su vez, turismo es “actividad o hecho de viajar por placer”. Esta industria es de las que más recursos mueve a nivel mundial y que más unidad produce entre los pueblos ya que los visibiliza, permite el intercambio cultural, desarrolla amistades, empleo, comercios y emprendimientos.

Quienes tienen cuarenta o más años recordarán cómo era Puerto Viejo de Limón, Tamarindo o Jacó hace tres décadas respecto al presente, aquellos pueblos de contadas opciones de alojamiento dieron paso a la especialización de lugareños, a la llegada de inversionistas y la formación de nuevos mercados de oportunidades, cambiando la economía y costumbres con oportunidades sociales, así como importantes retos.

Nuestra iniciativa, fundada a finales de 2011, ha sido testigo de la relación ambivalente con con el industria: en los comentarios que nos realizan se siente el  aprecio por el turista, pero el modelo de negocio se percibe excluyente.

En nuestras visitas a los diferentes representantes privados y públicos del sector lo hemos manifestado: la necesidad de innovar el modelo para participar a las comunidades, integral al agro desde el modelo orgánico e hidropónico, tomar en cuenta al pequeño emprendedor para que se integre al encadenamiento productivo y al sistema educativo, semillero de esperanza para la comunidad. Es así como de esto último hemos propuesto la inversión en bandas comunales para que los domingos la comunidad y sus visitantes se reúnan en el parque para disfrutar gratuitamente del arte -auspiciado por los hoteleros-.

“Más barato tomar un vuelo y disfrutar de unas mejores vacaciones que hacerlo en el país, de todas formas al turista nacional no se le brindan iguales atenciones que al foráneo”, explicó una vez un comentarista de nuestra página de Facebook hace unos años, no deja de tener razón.

Imagen por El Mundo

Pero ¿Qué pasa si el malestar deje de estar en la industria y se desplaza hacia el visitante mismo? Ya ocurre en España “Turistas volved a casa” es ya un clásico en Barcelona, donde un 13% de residentes valora negativa o muy negativamente que la ciudad sea un destino turístico de referencia internacional” (…), “cualquier persona se da cuenta de que el turismo masivo no es un buen negocio para el habitante de a pie. Está claro que mueve una cantidad enorme de dinero y alguien se la está embolsando, pero no somos los vecinos” (El Mundo)

El problema está en las políticas turísticas, no en el turista, donde plataformas digitales convirtieron en microemprendimientos hasta cuatro veces más rentables apartamentos y viviendas que otrora eran de alquiler para familias, con el severo agravante que se da un aumento en el precio de los alquileres de habitaciones para los locales.

Aquí hay retos y el principal es tomar previsiones para que no nos ocurran lo que ya viven en otras latitudes ¿Qué va a pasar cuando el turista que ha recibido información del país como destino de turismo sexual no se hospede en los hoteles alrededor del Morazán sino que rente un apartamento en un edificio familiar? Se rumora que está ocurriendo con algunos condominios en las costas.

El turismo es nuestra “lluvia de oro” y tenemos que cuidarlo para que no entre en conflicto con la población local, seleccionar muy bien cuáles poblaciones objetivo reciben apoyo del Estado en las campañas publicitarias en el exterior y ampliar el mapa, porque hasta ahora el turismo cultural -preferido por turistas con enfoque gastronómico y de integración comunal-, sigue ausente del mapa o, sus esfuerzos si los hubiere, son infructuosos.

¡Reinventemos el futuro!

Related Posts

Sin comentarios

Leave a Comment

Your email address will not be published.