Enter your keyword

Sufragio: la obligación en el derecho de elegir

Sufragio: la obligación en el derecho de elegir

El último año de cada gobierno es conocido como “año electoral” y ya estamos acostumbrado a que la realidad se “politice más”, con defensas y ataques exacerbados según la posición de interés que se ocupe.

Nuestra iniciativa promotora de la democracia, sin bandera partidaria y defensora del Azul, Blanco y Rojo, reitera su llamado a la responsabilidad ciudadana de participar activamente, desde la más alta responsabilidad, a cada persona que tiene el honor de ser costarricense y estar comprometida con la Patria.

Participar no es ir nada más a votar el primer domingo de febrero próximo. Es tomar estos meses para la reflexión sobre la trayectoria pública de los candidatos y sus propuestas, porque tener una papeleta en las manos y elegir no es un acto simple, sino que reviste la profundidad de las luchas que dieron nuestros abuelos para que hoy sea una acción directa, secreta y universal.

También valore quienes tratan de postularse al Congreso, el lugar donde posiblemente la mayor insatisfacción política popular se concentra. Aproveche conversando con todos los precandidatos y estableciendo compromisos comunales y nacionales que representen los mejores valores.

Si tiene la oportunidad, acepte una candidatura. Si ninguna de las opciones le parece idónea para representar los intereses de su provincia, entonces postule su nombre según las reglas propias de cada partido. Más allá del resultado está el honor de haber sido protagonista de un proceso del que la gran mayoría prefiere ser ajeno.

Debata respetuosamente que la democracia no construye en el ataque al cuerpo ni el levantamiento de falsos. La descalificación personal retrata más a quien la profiere de lo que se imagina, seguir liderazgos de opinión destructivos es renunciar a la responsabilidad de apreciar la realidad a criterio propio.

Pregunte a los candidatos por temas y estudie las posiciones encontradas para que usted juzgue lo mejor según sus valores.

Y también denuncie, con pruebas que fundamenten, a quien esté ofreciendo favores a cambio de votos porque callar ante eso es corromper en términos absolutos el valor del sufragio, ya que equivale a hipotecar la libertad.

Recuerde, el primer domingo de febrero es el día que usted emite el voto de la decisión que como ciudadano responsable se forjó durante todos estos meses previos.

¡Reinventemos el futuro!

Related Posts

Sin comentarios

Leave a Comment

Your email address will not be published.