Enter your keyword

La educación genera riqueza

La educación genera riqueza

IMG_0242

“El producto interior bruto (PIB) de los países de la OCDE sería, de media, un 3,5 % superior al esperado cada año si se lograra que, en el horizonte de 2030, todos los adolescentes de 15 años estuvieran escolarizados y adquirieran un nivel de conocimientos básicos, revela un informe publicado hoy. En el caso de Costa Rica, el aumento sería del 9,9 %.” (La Prensa Libre).

En nuestras sociedades las personas con menor educación ven reducidas las probabilidades de salir adelante porque las posiciones mejor remuneradas exigen requisitos académicos.

Si bien es cierto para emprender no es necesario ostentar una titulación, tampoco podemos negar que en nuestra economía los trámites y requisitos terminan asfixiando a gran cantidad de emprendedores siendo más vulnerables aquellos que no tienen educación ya que, por lo general, carecen capital acumulado y terminan siendo parte de la economía informal.

Del otro lado de la moneda se encuentra la persona con educación formal que, después de un proceso de crecimiento académico, acumulación de experiencia y una mezcla de ahorro y crédito formal, opta por el sendero del emprendimiento.

Este proceso es esencial para la transición al nuevo paradigma de desarrollo socioeconómico, donde la agricultura y turismo tradicional así como la tecnomaquila quedan atrás y damos el paso a crear emprendimientos locales novedosos, de alto valor agregado que coexisten con la inversión foránea (que siempre será bienvenida y apreciada).

SONY DSC

El doctor Rivera con el profesor doctor Marlon Mora, presidente del Colegio de Periodistas  y sus alumnos de la UNA

Las aulas son nuestra oportunidad, tenemos que construir una revolución académica que desde la escuela cultive el pensamiento, no la memoria, y construya una personalidad segura, con hábitos deportivos, con una sana alimentación que trate de generar oportunidades de emprendimiento para producir riqueza, fuentes de empleo y contribución a la Seguridad Social.

Cada joven que hoy abandona el aula tiene la probabilidad en contra. Si logra surgir será una hazaña por excepción, no la norma.

La gran mayoría de quienes desertan tienen mayor probabilidad de engrosar las listas de asistencia social, vivir excluidos de las oportunidades laborales bien remuneradas y, lamentablemente, ser víctimas de las falsas oportunidades.

Lo anterior no afecta a una persona o a su familia nada más; disminuye a todo el cuerpo social, por lo que es una misión nacional que cada niño y joven continúe en las aulas y reciba una educación de calidad.

SONY DSC

El doctor Rivera con estudiantes de secundaria en Limón.

 

 

Related Posts

Sin comentarios

Leave a Comment

Your email address will not be published.