Enter your keyword

El día que la juventud disfrutó la sabiduría de los abuelitos

El día que la juventud disfrutó la sabiduría de los abuelitos

El día que la juventud disfrutó la sabiduría de los abuelitos

 

Las nuevas generaciones disfrutamos de un país de oportunidades gracias a los esfuerzos que hicieron nuestros abuelos, sin embargo tenemos que reconocer que a pesar de importantes avances, todavía hoy no tenemos el nivel de integración social de los ciudadanos de oro.

Por eso reunimos en el gimnasio multiuso del Colegio Técnico Profesional de Corralillo, en Nicoya, a los estudiantes de secundaria con un selecto grupo de personas que por sus méritos han ganado admiración mundial: los viejitos nicoyanos.

En el mundo hay cinco zonas azules -o blue zones como se les conoce en inglés-, regiones donde las personas tienen notables vidas longevas con alta calidad de vida, llevándolos a ser nonagenarios y hasta superar el siglo, con calidad de vida, entorno familiar positivo, dieta basada en vegetales y legumbres, integración y compromiso con la comunidad, así como actividad física moderada y constante.

Estas son Loma Linda en California, Okinawa en Japón, Cerdeña en Italia, Ikaria en Grecia y la más grande e importante del planeta está aquí, en Nicoya.

Así fue como los adultos mayores “tomaron” las instalaciones (muchos de ellos no fueron a la secundaria) y dieron la clase, importantes lecciones para el buen vivir de los estudiantes enseñándoles a hacer tortillas palmeadas en fogón, baile con cimarrona, bombas, todo en el ambiente de algarabía que caracteriza el cálido espíritu guanacasteco.

“Mi madre es guanacasteca, mis abuelos son de acá, de Nicoya, eso quiere decir que mis genes están llenos de vida, en broma y en serio le digo a mis amigos que es posible que llegue a vivir 110 años, una vida intensa, de calidad, con deporte y salud, porque ese es el distintivo nicoyano de la zona azul, lo que representamos” manifestó el doctor Christian Rivera Paniagua, presidente de nuestra iniciativa a los estudiantes y adultos mayores.

“Ustedes no tienen idea del poder que tienen al estar en un pupitre, respeten a sus docentes, aprovechen el colegio, dignifiquen la institución, porque esto es una catapulta para las oportunidades de la vida”, añadió.

Finalizamos la actividad con un juego de pólvora, para festejar la esperanza, agradecer a la generación que nos heredó este pequeño gran país y a la juventud que toma decididamente el estandarte de la educación con visión de emprendimiento, porque nuestro país necesita aulas llenas porque ahí está la semilla de la economía del conocimiento.

Nuestra iniciativa agradece a la señora diputada Marta Fonseca de Guanacaste, a sus colaboradores, docentes del CTP de Corralillo, estudiantes y comunidad por la experiencia de integración comunal.

¡Reinventemos el futuro!

Related Posts

Sin comentarios

Leave a Comment

Your email address will not be published.