Enter your keyword

El futuro de Costa Rica: inversión en cerebros

El futuro de Costa Rica: inversión en cerebros

Graduada universitariaA raíz de la profunda vocación que nuestro pueblo tiene por la educación, podemos disfrutar de una gran población graduada universitaria.

Sin embargo, gran cantidad de estos profesionales están desempeñándose en campos no relacionados con su formación y otros están subempleados, esto representa una sensible pérdida para la economía nacional.

Desde una óptica simplista, es común escuchar decir a profesionales con plaza en propiedad “que no todo el mundo puede estudiar”, dando a entender que no hay espacio para más graduados, exhibiendo así la escasa formación intelectual (al no poder visualizar soluciones) y poca calidad moral (por carentes de solidaridad).

Superarse es un derecho para toda persona que se esfuerza, es la ruta que nos aleja de la pobreza.

Es un deber y prioridad nacional dinamizar la economía con visión de largo plazo y empezar a crear un semillero de oportunidades, para que los jóvenes cosechen el éxito de nuevos y necesarios emprendimientos.

Desde nuestra perspectiva uno de los primeros cambios que el sistema debe dar es en la mentalidad, ya que la escuela, colegio y universidad se limitan a preparar para ser buen empleado, y la meta debe ser crear emprendedores.

Es hora de dar el paso y empezar a formar al estudiante con visión empresarial innovadora, una generación diferente, de nuevos y creativos empresarios con visión globalizada, con compromiso tributario y de contribución con la Seguridad Social, respeto por el medio ambiente, los Derechos Humanos y nuestra tradicional vocación pacifista.

Para que esto ocurra debemos renovar la trascendencia de los educadores, enviando a maestros de primaria y profesores de secundaria a hacer pasantías en el sistema educativo de los países donde se obtienen las mejores notas en las pruebas Pisa.

La idea es que estos docentes compartan con colegas, estudiantes y comunidades de Finlandia, Singapur y Corea del Sur (para citar algunas) e importen experiencias transformadoras a nuestro país.

Los participantes deben ser elegidos por méritos; reconocidos por sus colegas y comunidad, porque su misión es del más alto nivel nacional, dejando de lado el tradicional modelo de consultorías que cunde en la Administración Pública -y entre ellos el MEP-, donde rara vez se reconoce el impacto de estos procesos.

De igual forma cada graduado de educación técnica y universitaria, que junto a su título universitario, tenga bajo el brazo un proyecto innovador, con visión de tecnología, ingeniería, salud y bienestar, debe ser conocido por una “comisión de alto nivel” del CONICIT, INA, CONARE, UNIRE, Banca para el Desarrollo y representantes del sector privado, para ser apoyado por un sistema de crédito e inversión, que supere al tradicional y excluyente modelo de garantías fiduciarias, prendarias e hipotecarias, y así se empiece a invertir en aquellas personas cuyos cerebros están listos para revolucionar los mercados locales e internacionales. Así debe funcionar la nueva economía del conocimiento.

En cuestión de años empezaremos a enfrentar grandes transformaciones sociales, no podemos darnos el lujo de desperdiciar la voluntad y buenas ideas de la juventud, debemos aprovechar la voz de la experiencia y reinventar el futuro.

Related Posts

One Comment

  1. Margarita Chaves S. - BLCR
    Dic 23, 2014

    Por alguna extraña razón, han disminuidos los y las maestras de “vocación”, quienes superan lo académico e impactan en lo emocional, moral y espiritual. La comunidad docente parece desmotivada y agrava los diferentes factores que están afectando negativamente a nuestros niños y adolescentes. El sistema educativo de Costa Rica, tanto público como privado, requiere elevar el grado de importancia de la profesión de la docencia, tal y como lo hace Finlandia, ser maestro o maestras es más reconocido que otras profesiones como abogados o médicos, ya que reconocen la importancia y el impacto de éstos en la sociedad. Con propuestas como las sugeridas en este artículo, podemos dignificar y reconocer pero a la vez exigir todas las cualidades y compromisos que un educador debe tener.

Leave a Comment

Your email address will not be published.